Emperador Yong Zheng

Emperador 雍正 (Yōngzhèng), 1678-1735

 

Algunos autores apuntan que en Occidente existe una élite que gobierna el Estado y que la democracia es una ilusión. Anthony Giddens dice que somos consumidores en el mercado de la democracia, donde con nuestros votos elegimos lo que se nos ofrece. Max Weber habla de un “realismo democrático”, donde la democracia es una manera pacífica de cambio de élites. Entonces, ¿eso quiere decir que en Occidente no existe la democracia?

En realidad, democracia no significa tener un sistema representativo y multipartidista, democracia significa responsabilidad. Es decir, los ciudadanos tenemos mecanismos para exigir responsabilidad a aquellos gobernantes que abusen de su poder. Entre esos mecanismos, destacan el reconocimiento de derechos y libertades fundamentales (derechos constitucionales), el desarrollo de la ley civil, y la separación entre Gobierno y Estado. En Occidente, el sistema representativo y multipartidista es el resultado de su propia cultura política y no de la forma que necesariamente ha de adoptar una democracia.

En China la ley se ha utilizado tradicionalmente para proteger al Estado, no al individuo. Los conflictos civiles en temas tales como matrimonio, propiedad y deudas quedaron relegados al límite de lo privado. Se desarrolló el derecho penal o el administrativo, pero no el civil.

¿Por qué no surgieron los derechos constitucionales en China? De hecho, que surgieron. Los derechos constitucionales han surgido en cualquier parte del mundo en cualquier momento de la historia, la diferencia está entre aquellos lugares donde pudieron arraigar y aquellos en los que no.

Victoria Tin-Bor Hui ha comparado el antiguo sistema multi-Estado chino (659-221 a. C.) con el sistema europeo de la Edad Moderna (1495-1815), afirmando que aunque el constitucionalismo surgió en ambas civilizaciones, en Europa se consiguieron institucionalizar los derechos mientras que en China se perdieron. A continuación explicaremos por qué se perdieron esos derechos.

 

Mapa sistema multi-estado chino

Período de Primaveras y Otoños (722-481 a. C.)

La formación del Estado moderno requiere centralización de la autoridad, burocratización de la administración, nacionalización de los impuestos (todos los impuestos van a las arcas del Estado y no a otras manos), y monopolio en el uso de la fuerza (ejército y policía). Cuando esto no ocurre el poder se diversifica y encontramos escenarios parecidos, por ejemplo, al del México actual, donde el Estado y los Cárteles del narcotráfico compiten por el monopolio del uso de la fuerza y de la recaudación de impuestos.

En la China del s. VIII a. C. encontramos un escenario beligerante, donde en teoría gobierna la dinastía Zhou pero que en la práctica el país está dividido entre más de cien pequeños reinos. Algunos gobernantes entendieron que para ganar en una situación de guerra era esencial el apoyo del pueblo, y consecuentemente implementaron políticas tales como el establecimiento de un código penal (seguridad jurídica), la libertad de expresión, un sistema de bienestar y la estabilización de los precios de los alimentos. Cuando un gobernante era tiránico, la gente tenía derecho a deponerlo y ejecutarlo.

La mayoría de estos privilegios terminaron cuando terminaron las guerras con un claro vencedor: el emperador Qin Shi Huang. Cuando se creó la dinastía Qin en el 221 a. C., el emperador pudo suprimir los derechos constitucionales y la libertad de expresión porque mantuvo las políticas de bienestar social. Eliminó las tierras de uso comunal (las cuales facilitarían las acciones colectivas en Europa a principios de la Época Moderna) y aseguró una subsistencia mínima para evitar las hambrunas y por tanto los levantamientos.

Comparemos ahora el antiguo sistema multi-Estado chino (659-221 a. C.) con la Europa de principios de la Edad Moderna. Cuando en China necesitaron ejércitos y dinero, impusieron el servicio militar obligatorio y se aseguraron que todos los impuestos iban a las arcas del Estado. En Europa, sin embargo, contrataron mercenarios y pidieron préstamos a las personas adineradas. La guerra tuvo efectos muy diferentes en China y en Europa: en Europa fue imposible monopolizar los medios coercitivos debido al uso de mercenarios, además de que los gobernantes siempre estaban al borde de la bancarrota porque tenían que pagarlos.

¿Y por qué los chinos impusieron el servicio militar y los europeos contrataron mercenarios? Debido principalmente a un hecho crucial: en Europa la expansión del comercio se había producido siglos antes de la formación del Estado moderno, por eso se movían grandes sumas debido a los impuestos de los densos flujos comerciales. En Europa existían personas con el suficiente poder y recursos para resistir el poder de los gobernantes, y para conmutar las cargas feudales por dinero.

En la China antigua, fuertemente agraria y con relativamente débiles flujos comerciales, no se pidieron préstamos o usaron mercenarios debido al bajo nivel de monetarización. La formación del Estado moderno se realizó mucho antes de la expansión del comercio, y a las personas adineradas les fue imposible resistir la dominación de los gobernantes porque no tenían la capacidad de mobilizar recursos de sus propios vasallos.

Además, en Europa el Reino Unido desarrollaría un modelo único capaz de guiar a la Europa de la Edad Moderna lejos de una trayectoria coercitiva, con un parlamentarismo fuerte donde se enfatizaban tanto la centralización del gobierno como los derechos constitucionales. La última oportunidad de establecer en Europa un modelo similar al chino la tuvo Napoleón, aunque sin éxito debido a la falta de recursos económicos. Consecuentemente, durante la Pax Britanica los estados europeos emularon el modelo británico.

El hecho de que el absolutismo jamás fue absoluto en Europa fue debido más a las limitades capacidades de los gobernantes que a sus intenciones. Paradójicamente, Europa se salvó debido a las acciones auto-debilitantes realizadas por los primeros Estados que buscaron la dominación de sus vecinos, y al constitucionalismo medieval inglés el cual estaba mejor estructurado para servir a los intereses del pueblo. A diferencia del resto de la Europa latina, Inglaterra estableció un Parlamento de representación territorial en lugar de ser un Parlamento estamental (alto clero y nobleza, burguesía), lo que lo hizo menos vulnerable a las estrategias de “divide y gobierna” de intimidación y cooptación.

 

Bibliografía